Vino y gastronomía

En el corazón de la Cordillera de los Andes, Mendoza es la principal provincia vitivinícola de Argentina, ya que nuestras bodegas producen el 70% de los vinos nacionales. En esta tierra del malbec, los aromas y sabores auténticos de la gastronomía local se conjugan en armonía con destacados vinos.

Mendoza forma parte de la prestigiosa red global de las Great Wine Capitals, por lo que es reconocida como uno de los principales centros vitivinícolas del mundo junto a regiones como Burdeos, La Rioja, Napa Valley, Casablanca y Verona, entre otras.

Enmarcadas por la belleza de los viñedos, las bodegas mendocinas abren sus puertas con degustaciones, almuerzos, arte y cultura, paseos en bicicleta, clases de cocina, cabalgatas entre viñedos, y hasta la posibilidad de podar o cosechar, de involucrarse en el apasionante proceso. Alojamientos en posadas y spas temáticos completan el abanico de opciones para vivir una experiencia única en un paisaje sin igual.

Nuestra Vendimia

La Fiesta Nacional de la Vendimia es una de las celebraciones de la cosecha más reconocidas mundialmente que se realiza a cielo abierto. Es un evento sentido por el pueblo, que rinde homenaje a la vitivinicultura y a todos los trabajadores que en ella participan. Los festejos comienzan en diciembre de cada año y se caracterizan por la singularidad de cada una de las fiestas llevadas a cabo en los 18 departamentos de la provincia. Una serie de actividades se moviliza en torno a este gran festejo comenzando la última semana de febrero, hasta el Acto Central, el primer fin de semana de marzo, en el Teatro Griego Frank Romero Day.

El espectáculo reúne a más de 1.000 artistas en escena, con cuadros en diferentes dimensiones, donde el folclore cobra protagonismo como origen de una cultura forjada junto al criollo y el inmigrante que trabajan la tierra para conseguir el fruto del vino nuevo. El broche de oro de la noche es la elección de la reina nacional de la Vendimia, que representará a la provincia durante un año.

Pura naturaleza

Mendoza tiene una red de Áreas Naturales Protegidas (ANP) integrada por 17 reservas, que comprenden aproximadamente el 12% de la superficie de la provincia. Estas áreas han sido seleccionadas por poseer un valor especial desde el punto de vista escénico, recreativo, cultural y natural, para proteger su biodiversidad y porque han favorecido la presencia de paisajes únicos y variados como son la montaña más alta de América –el cerro Aconcagua–, un bosque de algarrobos centenarios –Bosques Teltecas–, cavernas con extrañas formas minerales –Caverna de las Brujas–, o un área de más de 400 volcanes de diferentes tamaños –Payunia–, entre otros.

Turismo aventura

Los escenarios naturales de Mendoza –ríos, valles y montañas– conforman los principales espacios para practicar turismo aventura. En el agua, se destaca la adrenalina del rafting, coolriver, hidrospeed, canotaje y kayak. En los embalses que se localizan en territorio provincial pueden practicarse navegación a vela, windsurf, esquí acuático y pesca deportiva.

La montaña permite la realización de otras apasionantes actividades, como rappel, travesías en mountain bike, escalada y tirolesa.

Mendoza y su historia

Mendoza es un oasis en medio del desierto. Fundada en el siglo XVI como estación de paso para cruzar la cordillera en el camino comercial desde el río de la Plata hasta Santiago de Chile, se reconstruyó casi íntegramente tras el terremoto que la devastó en 1861. En el Área Fundacional, la “Mendoza Vieja” guarda las ruinas del tiempo colonial. Fue el escenario elegido por el general San Martín para reunir al pueblo y organizar la gesta libertadora más grande de América. El Campo Histórico El Plumerillo, la antigua ciudad, la Alameda y las grandes montañas son los principales testigos de esta gran hazaña.

Turismo de reuniones y negocios

La diversidad de escenarios naturales y culturales hace que el turismo de reuniones ofrezca una amplia gama de alternativas. Mendoza cuenta con equipamiento e infraestructura de primer nivel, variedad de salas acondicionadas para tal fin que superan en un solo recinto la capacidad para 2.000 asistentes de manera simultánea. Alojamientos de categoría superior, con salas para pequeños y grandes eventos y el profesionalismo de los organizadores de congresos y prestadores de servicios específicos hacen de Mendoza uno de los polos más elegidos para realizar este tipo de actividades.

Aconcagua, la cumbre más alta de América

El Parque Provincial Aconcagua se caracteriza por sus altas cumbres, que superan los 6.000 metros, elevándose de forma imponente hacia el cielo abierto hasta alcanzar su máxima expresión en la cumbre norte del cerro Aconcagua (6.961 metros sobre el nivel del mar). Esta bella pared de caída libre de 3.000 metros de hielo milenario atrae a montañistas de todo el mundo para realizar actividades como trekking, con una duración de 1, 3 o 7 días. Sus puertas se abren con el sendero de la Laguna de Horcones, a 2.900 metros sobre el  nivel del mar. Este parque natural está ubicado sobre el camino internacional que conduce a Chile.

Turismo rural

El turismo rural conjuga variados paisajes naturales, fauna, flora, arquitectura y gastronomía regional, folclore y tradiciones que son preservadas celosamente por un pueblo que identifica a una Mendoza que se proyecta al mundo. Al pie de la cordillera se cosechan exquisitas frutas secas –nueces, almendras, castañas– y crecen deliciosas frutas frescas: manzanas, duraznos, peras, ciruelas, sandías, melones. La cocina cuyana transmite el espíritu de lo campestre y casero, a través de platos elaborados en cálidos establecimientos rurales.

Ciudad de Mendoza

Las expresiones culturales manifiestan sus raíces autóctonas en las artesanías, en la música folclórica (tonadas, cuecas y gatos) y en la destacada gastronomía. Para adentrarse en la auténtica identidad local, el visitante podrá disfrutar de numerosas festividades populares que se realizan a lo largo del año en toda su geografía. La actividad cultural de Mendoza es activa, diversa y atractiva. Museos, espacios de arte, teatros, casas y arquitectura con historia conforman una amplia propuesta para quienes quieren conocer la provincia en profundidad. La moderna arquitectura se mezcla con bellas plazas, entre las que sobresalen la plaza Independencia y numerosos espacios verdes.

LGBT: diversidad e igualdad

Mendoza se ha constituido como un destino cosmopolita, cimentado en una atractiva fusión cultural y en la calidez de su gente. La amalgama de gran variedad de expresiones culturales ha dado por resultado ciudades modernas, con respeto a la diversidad y donde la comunidad LGBT encontrará ambientes amistosos y satisfactorios. Mendoza es una invitación al placer y al relax con servicios acordes a las exigencias del turista LGBT. La provincia es el segundo destino del país más elegido por este segmento, después de la Ciudad de Buenos Aires.

La nieve

El invierno en Mendoza es especial por el encanto de su nieve. Centros de esquí y parques de nieve proponen diferentes opciones recreativas. Puede ser disfrutada tanto por esquiadores profesionales y amantes del deporte extremo como por aquellos que quieren compartir en familia los juegos de invierno. Entre las múltiples actividades se encuentran el esquí de travesía, de fondo, extremo, paseos en motonieve y heliski, todos en el marco inigualable de la Cordillera de los Andes.

Los centros de esquí Las Leñas, en el Sur de la provincia, y Penitentes, en el Norte, permiten esquiar en la mejor nieve de América del Sur.